10 de agosto de 2017

Toponimia del Alto Oja y Minas de Ezcaray por Jorge Matey

Quién lo iba a decir, un antiguo alumno mio ha preparado uno de los trabajos más interesantes que han llegado a mis manos este año (gracias Sonia por el regalo).

Como él dice, no ha inventado o creado nada nuevo que no existiera en diferentes fuentes y trabajos anteriores. Lo que ha hecho es formalizar todos esos trabajos y darles mayor veracidad, amplitud y mayor rigor geográfico.

Planos de Toponimia actual e Histórica y Nomenclátor del Alto Oja (La Rioja): Ezcaray, Ojacastro, Valgañón y Zorraquín, además de poner nombre y lugar a fuentes, ermitas, collados, picos, majadas, prados, ferrerías, puentes, etc., también identifica varias decenas de minas casi todas en Ezcaray.

La mayor parte de las minas han sido localizadas por el mismo autor sobre el terreno.

Portada del trabajo del Instituto de Estudios Riojanos (ier)
Con el trabajo de Jorge se puede disfrutar de unas bonitas semanas de vacaciones en Ezcaray pateando montes e intentando localizar las minas. Nadie dice que sea trivial hacerlo aunque será más fácil si eres de allí, conoces muy bien la zona o buscas algún servicio de guía.

Según el propio autor, acaba de salir a la luz un trabajo sobre la minería del Alto Oja de mucha mayor envergadura que éste que identifica hasta 350 registros notariales de minas que se remontan al siglo XVIII. Muchos de estos registros son la misma mina en diferentes épocas o diferentes bocas de una misma mina. En cualquier caso, este elevado número da una idea de la importancia que tuvo la minería en esta zona.

Sin duda, voy a pasar unos años muy entretenidos estudiando toponimia y minería en Ezcaray.

7 de agosto de 2017

Deporte en Ezcaray haciendo un poco de montaña

No siempre que salgo al monte en Ezcaray voy mirando al suelo en busca de piedras.  De hecho, para mi lo habitual antes era ir al monte a conocer cumbres, collados, majadas, valles y la toponimia que allí es de origen euskérico y, por tanto, muy muy antigua.

Precisamente, sobre eso se acaba de publicar un precioso trabajo que tendrá su espacio aquí en pocos días. Podríamos decir que este es el "annus mirabilis" de la toponimia y la minería en el Alto Oja. Pero cada cosa a su tiempo.

Los veranos yo también era de hacer muchos kilómetros en bicicleta cuando seguía las hazañas de Pantani, Fignon, Lemmon, Perico e Indurain (entre otros). Subía a diario a Tres Cruces o La Cruz de la Demanda.

Pero esos eran otros tiempos.

Subida hacia el Tobal, camino a El Hombre
Bosques de setas, gnomos y hadas

Víbora decapitada en el camino a Santa Bárbara

5 de agosto de 2017

Visitando la Mina Marte en San Antón, Aldea de Ezcaray

Este blog, entre otras cosas, presenta la colección de minerales de Mmarte (Mina Marte). Un "palabro" improvisado por mi hace casi 10 años algo difícil de pronunciar, aunque la mayoría de la gente se refiera a él como "Ememarte". Con él quería rendir un pequeño homenaje a una de las decenas de minas del Alto Oja en Ezcaray.

Boca principal de la mina Marte
La mina Marte, puede que por su historia más cercana (siglos XIX y XX), junto con la mina Tres Hayas es la explotación de Ezcaray más grande y visible en la actudalidad.

La mina Marte, siendo una mina de hierro, en sus orígenes seguro que también fue una preciosa cueva. Aún posee preciosos aragonitos de todo tipo, aunque los más visibles y bonitos hace décadas que desaparecieron. Sin embargo, aún hoy rebuscando entre las grietas se puede sacar alguna cosilla, como casi siempre.

De todas formas, hay que tener presente que la mina Marte es una mina muy antigua con numerosos desprendimientos que la hacen extremadamente peligrosa. Además, es el hábitat de una nutrida comunidad de murciélagos poco amigos de visitas inesperadas.

Aunque se pueden localizar varias entradas a la mina (muchas de ellas ya colapsadas) hoy sólo una sirve de acceso principal. Claramente en ella se ve un muro de piedra (parcialmente derrumbado) que en su día se levantó para proteger a niños y animales de sus peligros.

Abundante hematites masivo en los taludes cercanos
Aragonito muy abundante en grietas
Parte posterior de la pieza anterior
Más aragonito tipo erizo
Aragonito amarillento
Aragonito verde-amarillento que dio a conocer esta mina
Parece ser que durante los años 50 en adelante por allí cerca vivió un alemán (¿sería el de la casa del alemán en Zaldierna?) que sacó mucho material de la mina. Presumiblemente acabó en colecciones alemanas.

3 de agosto de 2017

Deporte en Ezcaray buscando cuarzos en La Demanda

Una vez más hemos escarbado una topera para demostrarnos que cada vez está más difícil eso de buscar cuarzos en mi yacimiento talismán de la Sierra de La Demanda.

Camino al yacimiento

A pesar de ello, y contra todo pronóstico, he localizado una bonita rosa de limonita pseudomórfica de siderita que son muy difíciles de extraer sin daños dado el grado de alteración del mineral allí.

Cuarzo in situ

Es ya conocido que estas piezas suelen ser frágiles y quebradizas y los cuarzos no suelen ser ni grandes ni transparentes a diferencia de lo que ocurre en yacimientos similares de Vizcaya.

Nueva topera

En cualquier caso, siempre es bonito hacer el recorrido al yacimiento por la gran cantidad de elementos naturales que se hayan por el camino, animales y vegetales, y para oxigenar un poco los músculos.

Pedo de Lobo de buen tamaño

Unos ejemplos del material extraído el  pasado 22 de julio.









1 de agosto de 2017

De no creer: ¿Más piezas de Ezcaray a la colección?

Son muchos años visitando mi yacimiento talismán en la ezcarayense Sierra de la Demanda: Un pequeño afloramiento donde sale mineral de hierro muy alterado con cuarzo, calcita y cobre.

Rosa de limonita, Sierra de la Demanda, Ezcaray, La Rioja

Dado el alto grado de alteración de la siderita ésta se ha convertido, salvo rara vez, en limonita muy quebradiza y fea. El cuarzo se ha visto afectado también por esta alteración y por ello casi siempre tiene muy poca transparencia, siendo los cristales de pequeño tamaño y muy frágiles.

Cuarzos biterminados, Sierra de la Demanda, Ezcaray, La Rioja
Todo ello hace que encuentre muy pocas las piezas de colección en mi par de visitas anual. Al principio podía sacar una docena de piezas al año, pero últimamente lo normal es que de allí no entre nada a la colección.

Rosa de limonita, Sierra de la Demanda, Ezcaray, La Rioja
De todas formas, nunca tiro la toalla, insisto e insisto y de vez en cuando aparece alguna sorpresa inesperada como la de este pasado 22 de julio. No esperaba traer nada para la colección y mira por donde, en principio, me voy a quedar con tres piezas.

Las rosas de limonita no abundan en mi colección y esta vez han salido muy poco dañadas y limpias para lo que suele ser habitual allí.

Los cuarzos distan mucho de los mejores que tengo, pero el día de mañana pueden venir bien para intercambios.

En cualquier caso, este material es muy abundante en mi colección y siempre estoy dispuesto a cambios por material nacional, que hay mucho y muy bueno que no tengo.

27 de julio de 2017

Anapaía, Bellver de Cerdanya, Lleida

Y para terminar con las piezas recibidas por J. A. Díaz hace unas semanas, un clásico catalán.
Anapaía, Bellver de Cerdanya, Lleida
Detalle


26 de julio de 2017

21 de julio de 2017

Minerales de Abanto-Zierbena (Vizcaya)

Hace algún tiempo publiqué fotografías de algunos minerales de Las Carreras, un municipio de Vizcaya en, según mi información, Abanto-Zierbena.

A raíz de aquello tuve un comentario de un aficionado de la Zona Minera vizcaína que me decía que ya no existía Abanto-Zierbena dado que se había separado en Abanto por un lado y Zierbena por otro. Sin embargo, yo le respondí que no creía que estuviera mal dado que el ayuntamiento en su página web oficial se denominaba Ayuntamiento de Abanto-Zierbena.

¿Quién tenía razón? Ambos.

La semana pasada hablando con una compañera de trabajo que vive en Zierbena por fin me quedó claro lo que estaba ocurriendo con los nombres y me confirmaba que la etiqueta de mis minerales era la correcta: Las Carreras, Abanto de Yuso, Abanto-Zierbena, Vizcaya.

Efectivamente, Zierbena se separó del antiguo municipio de Abanto y Ciérvena en 1994-5, pero dado que en la provincia de Zaragoza ya existía un municipio denominado Abanto, la parte restante del territorio se denominó Abanto Zierbena estando formada por Abanto de Suso (siendo Gallarta el núcleo más poblado y capital) y Abanto de Yuso (siendo Las Carreras y Sanfuentes los núcleos más poblados).

18 de julio de 2017

Aragonito sobre yeso, Camporrobles, Valencia

Aunque aragonitos son los que abundan en mi colección, casi todos intercambiados con los amigos del Keuper, nunca digo no a una bonita flor sobre yeso como ésta. Gracias al amigo J. A. Díaz.

Aquí en el norte también los tenemos, Belorado, Ocio, etc., pero muy lejos de las calidades y tamaños de Camporrobles, Minglanilla, Daroca, Molina de Aragón, etc.

Aragonito sobre yeso, Camporrobles, Valencia

Detalle


17 de julio de 2017

Cuarzo morión, La Jabalina, Ceheguín (Murcia)

Este es el otro cuarzo morión recibido de las manos de J.A. Díaz y que acompaña al que mostré con anterioridad de Náquera.



Detalle


14 de julio de 2017

¿Por qué colecciono casi sólo minerales españoles?

De todos es sabido que mi afición a los minerales se centra casi exclusivamente a mi entorno cercano y alrededores, pero lo que igual no es tan conocido es que es por una cuestión de conocimientos, de recursos y de tiempo libre (todos ellos reducidos y finitos).

Para mi coleccionar es algo más que una mera acumulación de piedras bonitas. Cuando un mineral entra en mi colección es casi como si entrara un amigo en casa. Necesito saber cosas de él, incluso compartir anécdotas y lugares.

Un mineral adquiere importancia cuando soy capaz de identificar en un mapa, aunque sea aproximadamente, el yacimiento o punto de extracción. Si, además, conozco personalmente el yacimiento, tengo fotos e incluso planos, conozco la gastronomía e historia del pueblo más cercano, entonces la alegría es plena.

Un mineral adquiere importancia cuando conozco a otros aficionados que conocen el yacimiento del que procede y tienen piezas extraídas por ellos mismos, o casi, anécdotas, fotografías, historia, etc.

Un mineral adquiere importancia cuando conozco muchas o mejor muchísimas piezas del mismo que ponen en su lugar las que yo tengo. Es la única manera medianamente fiable de saber si mi pieza es mediocre y mejorable o si la puedo considerar definitiva dentro de la colección.

Está claro que desde el punto de vista de un comerciante el coleccionismo global es un negocio mucho más suculento.

Si se limitan a los minerales de este país al menos, un comerciante tiene pocas opciones que ofrezcan algo nuevo y todas ellas son caras: comprar lotes de particulares (los clásicos suelen ser carísimos), salir a picar (actividad muy dura y penosa), sacrificar los minerales de la propia colección, localizar colecciones antiguas que merezcan la pena (complicado y sólo para gente con muchos contactos), tener contactos en las escasas explotaciones mineras que existen. Las únicas opicones económicas que normalmente se ofrecen están casi exclusivamente en el mundo de la sistemática y micromounts, o en los lotes de material cansino que ya tiene todo el mundo y que no mejora en nada lo conocido.

Si el mercado del comerciante es global las opciones son mucho mayores y más baratas. En la actualidad existen enormes potencias mineras que extraen continuamente material muy estético y en abundancia. Además, suelen ser países en desarrollo con lo que sin demasiado esfuerzo se pueden obtener grandes lotes a muy buen precio. Desde el punto de vista del coleccionista experto con más recursos y tiempo que yo, todas esas piezas son más que mediocres para lo que sale allí, pero en el mercado son muy bonitas y quedan bien en cualquier estantería o vitrina. Excelente relación calidad/precio.

Seguramente las fluoritas chinas son preciosas, pero dado que no puedo estar al día de los nuevos hallazgos allí ni aspiro a conocer su geografía o cultura más que cualquier otro mortal que apenas se asomaría como turista una vez en su vida, prefiero no coleccionar ese material.

Siempre cuento la anécdota de aquel que cambió una magnífica celestina de Langre por un cristal suelto de 4 cm de aguamariana de Pakistán. Ese cristal de aguamarina era parte de un lote comprado por un comerciante en Saint Marie. Dividiendo el precio del lote por el número de cristales de aguamarina resultaba 5 Eur./cristal. Ahora bien, cualquiera que haya visitado Langre sabría que una geoda de 15 cm de diámetro limpia y con cristales de celestina de 1 cm vale mucho más (sumando tiempo, trabajo, factor suerte y combustible).

Así que salvo excepciones, sólo coleccionaré minerales que pueda conocer con cierta profundidad. Y el resto lo serán porque con ellos viene una anécdota, un viaje o un recuerdo.

Vale.

Cuarzo Morión de Náquera, Valencia

Entre los regalos de J. A. Díaz están un par de preciosas muestras de los famosos cuarzos moriones de su tierra. Una de las piezas con un cristal en matriz bien bonito es la de la entrada de hoy.

Cuarzo Morión de Náquera, Valencia

13 de julio de 2017

Pirita, Concesión Los Algezares, Segorbe (Castellón)

Hace 8 años le compré a Paco un yeso inmenso de Segorbe y éste me regaló una curiosidad que había cogido en el yacimiento y que a mi me pareció más que interesante. Se trataba de unas piritas en matriz no muy grandes que salían en un punto concreto del yacimiento. A partir de aquel momento las empecé a ver en diferentes foros y tiendas, no sé si por ser consciente de su existencia o por ser un material novedoso.

La pirita de la entrada de hoy es una pieza regalo reciente de J.A. Díaz que recibí esta misma semana desde Valencia. Precioso cristal con mucho brillo y buen tamaño.

Pirita, Concesión Los Algezares, Segorbe (Castellón)

12 de julio de 2017

Fosminer 2016: Cumpliendo los 40

Celestina, Arneva, regalo de José A. Díaz
Pese a quien pese, este año se celebra la XL edición de la Feria de Minerales y Fósiles de Bilbao para júbilo y regocijo de rescatadores y salvadores de minerales y fósiles. Y es que nos encanta disfrutar de las maravillas rocosas de la naturaleza que gracias a unos pocos "frikis" no han acabado siendo parte de una encimera, carretera o balastro.

Por diversos motivos, este año, una vez más, la organización ha adelantado las fechas habituales de la feria y se celebrará el 6-7-8 de octubre.

La filosofía de la feria entiendo será más o menos la de siempre en los últimos tiempos: La exposición estará patrocinada por el Ente Vasco de la Energía, el horario del certamen será de 10 h. a 20 h., ininterrumpido, y la entrada será gratuita. Si, además, tuviéramos expositores con minerales y fósiles en la cantidad, calidad e interés científico de las épocas doradas de la feria la cosa sería redonda.

Para compensar la falta (general, no sólo en Fosminer) de aquellos mineros y buscadores locales que año tras año se acercaban a la feria con goehitas, baritas, calcitas, celestinas, etc., de la zona, Aitor y yo vamos a procurar mantener el taller de identificación de minerales que ya inauguramos el año pasado y añadiremos algunas novedades para el público más menudo:
- Una pequeña demostración de bateo de oro donde hallaremos oro auténtico utilizando bateas y agua. También explicaremos los mecanismos de acumulación de oro en los ríos para después nombrar localidades con ríos auríferos en la Península Ibérica y luego poder ir a buscarlo en familia.
- Algunas demostraciones de la Física y la Química de los minerales con algunos experimentos de óptica y química.

Si se tercia puede que acerque a la feria alguna novedad para intercambio o simplemente poner los dientes largos, aunque probablemente lo más relevante lo mantenga aún en suspense un año más. En cualquier caso, si alguien está dispuesto a intercambiar alguna pieza de colección allí me tendrá (si me avisa con tiempo) con material que seguro puede interesarle.

11 de julio de 2017

A veces los minerales vienen con una cerveza debajo del brazo

Cuando un aficionado a los minerales te manda a casa unas piedras hay muchos motivos para abrir el envío con ansiedad e ilusión, pero cuando éste viene acompañado de una Mascletà... no hay palabras para explicar la sensación.

Así me quedé yo, como la rana ;-)

Muchas gracias al amigo José A. Díaz por enviarme su cerveza artesanal desde Valencia (que dejo para una ocasión especial) y por enviarme varias muestras de minerales muy interesantes (aragonitos, cuarzos negros, pirita, celestina... de su tierra) que iré desgranando poco a poco en mi blog.

6 de julio de 2017

¿Albañiles recolectando minerales y/o fósiles?

Vaya por delante que la albañilería me resulta un oficio de lo más loable y respetable y que, por supuesto, los que de ellos coleccionan minerales y fósiles son tan válidos o más que el resto de los coleccionistas. Sin embargo, esta entrada no va de estos albañiles sino más bien de otros que por las razones que voy a dar ahora tampoco tienen  ninguna culpa ya que sólo hacen el trabajo por el que se les paga.

Hace unos años me comentaron una anécdota de la que mis oídos no daban crédito. El escenario de la misma era un conocido y productivo yacimiento (en un entorno natural poco después de acceso restringido) y los protagonistas un conocido comerciante y varios albañiles por éste contratados. Parece ser que como los años no pasan en balde y la maza y el cortafríos cada vez pesan más, nos volvemos perezosos y buscamos maneras más cómodas de extraer minerales, cuando lo que se debería hacer es colgar las botas dignamente y dedicarnos a los micromounts, a la fotografía mineral, al intercambio o a la compraventa. Pero el egoísmo nos lleva a buscar soluciones a mi entender éticamente al menos discutibles.

¿A qué soluciones me refiero?

Creo que a estas alturas sabéis que me refiero a la contratación de mano de obra cualificada, o mejor dicho muy cualificada, para construir casas, muros, parques, etc., incluso derribar rocas, pero en ningún caso para extraer minerales o fósiles con el cuidado y el mimo requeridos y puestos por los auténticos amantes de los minerales.

En la susodicha anécdota me hablaban de albañiles arrancando el mineral a destajo y de la misma apilándolo en sacos, cajas o bolsas (ya no recuerdo). Os podéis imaginar que casi todas las piezas estaban golpeadas, tanto las buenas como las malas. Una pena.

Todo esto viene a que recientemente un amigo me comentaba que se había topado con una situación similar in situ, es decir, en un yacimiento concreto y real: Los unos mirando y los otros picando.

Entiendo que los que miran tienen el sentido común de dirigir a los que pican para que no se destruya la geoda 20x20 cm y que serán ellos mismos, y no los trabajadores, los que extraerán las piezas de la geoda con sumo cuidado. Porque, en otro caso, el albañil hará el trabajo por el que se le ha pagado, a la sazón, arrancar tochos brillen o no.

El tema de los salarios, seguros y declaraciones de actividad daría para otra entrada que, aunque ni me va ni me viene, también es relevante.

Por Dios que esto es una afición para amantes de la naturaleza. Evitemos este tipo de actividades tan negativas así como las de aquellos que destruyen todo lo que no se pueden llevar a casa.

5 de julio de 2017

Una de cuarzo con rabas por favor

No ha llovido ni nada desde aquella entrada en la que hablaba de las bondades del cuarzo. Y es que cada año que pasa queda más justificada aquella entrada en la que, básicamente, decía que para muchos muchos muchos coleccionistas los yacimientos de cuarzo bueno eran el secreto mejor guardado y sus piezas las más apreciadas.

Pues bien, hoy voy a darle una vuelta de rosca más (si cabe) al asunto de los cuarzos.

Y es que si los cuarzos tipo Herkimer gordos y transparentes son muy apreciados por muchas razones, una la del cuervo, cuando éstos van acompañados del algo ya ni te cuento. Muchos creen que las combinaciones cuarzo con ortosa, cuarzo con siderita, cuarzo con fluorita, cuarzo con apatito, cuarzo con prehnita, etc., los hacen mucho más bonitos y valiosos, y yo creo que tienen razón.

Cuarzo lo hay mejor y mucho más en Brasil o Pakistán, tochos gordos y bien transparentes, pero sin ningún tipo de firma de su procedencia (al menos para el ojo de los menos expertos). Un cuarzo puro y límpido que bien podría haber crecido en un laboratorio con el tiempo suficiente y las condiciones adecuadas.

Sin embargo, para mi al menos, los cuarzos acompañados de algo que, además los asocia indiscutiblemente a un yacimiento, me parecen mucho más interesantes.

En alguna ocasión he encontrado cuarzos totalmente transparentes pero recubiertos de una fina capa de óxidos que se quitan con la uña o carbonatos que desaparecen con salfumán, pero nunca he querido quitar esa capa para dejar un solitario cuarzo porque, reitero que es mi opinión, hubiera perdido toda su idiosincrasia y valor coleccionístico.

3 de julio de 2017

Actualizando algunas piezas de Gran Canaria recolectadas por Víctor

Gracias a José González y a Víctor, que me tiene al día, se están identificando científicamente algunas de las rarezas de Gran Canaria recolectadas en los últimos años.

Como algunas forman parte muy importante no sólo de mi colección sino de la de muchos otros también, voy a ir indicando algunas de las actualizaciones y correcciones.

i) En lugar de hematites ahora tenemos goethita sobre calcita y más goethita sobre calcita.

ii) En lugar de thomsonita ahora tenemos escolecita, analcima y escolecita, más escolecita y puede que ésta también escolecita.

Las piezas ahora ganan si cabe mucho más.

27 de junio de 2017

Lo mejor es picar en casa

Quien más quien menos tiene algún yacimiento de minerales famosete a unos cientos de kilómetros de casa. Yo no digo que dicho yacimiento sea de fácil acceso ni una pecera donde coger salmones de 20 kilos sin trabajar, sino que probablemente tiene cerca un yacimiento de los de renombre que aún proporciona buenas piezas.

Por aquí en la zona norte son muy sonados Berbes y La Collada, Laredo, Langre, etc. Por otras zonas están Eugi, A Franqueria, Segorbe, Navajún, Hornachuelos, Alkiza, Arneva, yacimientos varios en Murcia, Riotinto, Tarna, Pantoja, Agaete, etc.

Son tantos y tan famosos que cuando nos vamos de vacaciones o de fin de semana a algún pueblo o ciudad, el lugar anotar el último *** Michelín de la zona, preferimos buscar un hueco para echarnos de cabeza a las piedras. Vamos, que gustamos más de meternos una paliza de tres horas en coche para pasar un duro día de trabajo que de degustar una suculenta tortilla deconstruida. Ojo que no tengo nada que objetar, todo lo contrario yo soy el primero en pecar, pero lo más triste es que la mayor parte de esas veces nos volvemos a casa con poca cosa que merezca un sitio en la vitrina.

Y es que los que realmente encuentran el material bueno en aquellos yacimientos son los que viven relativamente cerca y pueden llegarse con cierta frecuencia. Las visitas esporádicas dan muy poco fruto. Hace falta mucho tiempo para conocer el yacimiento, las diferentes zonas de la mina y descubrir otras nuevas siguiendo las pistas e indicios de las conocidas.

Por eso, en mi opinión, muchas veces para sacar buen material es mejor jugar los partidos en casa  y después intercambiarlo con otros coleccionistas que también juegan y ganan muchos partidos en su casa.

Que no digo que no haya que visitar yacimientos de manera esporádica, pero cuando lo hacemos es preferible conocer a la gente que va a menudo a ellos, intercambiarles las piezas buenas y sacarse buenas fotos con y de los mismos.

26 de junio de 2017

Mirador del Fito, Asturias

Este mirador, además de poseer unas vistas excepcionales de Asturias, está a tiro de piedra de minas y yacimientos emblemáticos de la zona de Caravia como la mina Emilio.

Con razón, en el propio mirador se encuentran reconocimientos como el de esta placa.


Del cartel de acceso a la mina Emilio no pude sacar fotos pues iba conduciendo, pero me hizo mucha ilusión verlo.

22 de junio de 2017

¿Cómo poblar la vitrina?

No vamos a entrar en el asunto de qué entendemos por una pieza de vitrina ya que pocos asuntos se me antojan más subjetivos y polémicos, pero voy a asumir que cuando alguien pone unas fotos de sus piezas para intercambio por piezas de vitrina las suyas definen lo que entiende por "de vitrina". Vamos, que asumo que no se es un jeta que quiere cambiar un canto rodado del río de su pueblo por una piromorfita de El Horcajo del año 1920.

Aclarado lo anterior, vamos a ver posibles maneras de llenar nuestra vitrina, cosa que normalmente suele ser un proceso lento al principio y de superación al final.

i) La compra.
Sin duda la manera más polémica y cara de hacerlo. Hay muchos coleccionistas que detestan esta manera de coleccionar, aunque la mayor parte de las veces lo hacen desde el respeto y el cariño. Por desgracia, para muchos es la única manera de conseguir algunos materiales vitrinables.

ii) El intercambio.
Nadie tiene nada que objetar al noble arte del trueque, pero tiene sus problemas. En primer lugar, hay que tener algo al menos de calidad o interés similar a lo que queremos conseguir. Un buen cuarzo de Berbes de 15x7 cm completamente transparente y sin toques dudo mucho que sea intercambiable por un cuarzo lechoso (o sí). En segundo lugar, hay que encontrar a alguien dispuesto a intercambiar una pieza de colección y no una de las que sobran del lote recién adquirido.

iii) El oficio.
Existen unos pocos afortunados que trabajan en explotaciones mineras y, además, viajan mucho. Si su puesto, además, les da acceso a toda la explotación imaginad la de oportunidades que se pueden tener de conseguir piezas vitrinables que representan multitud de yacimientos.

iv) El yacimiento talismán.
Cuando uno tiene la suerte de acceder a un buen material en primicia durante mucho tiempo, puede llegar a acumular centenares de piezas vitrinables que a buen seguro serán una fuente inagotable de magníficos intercambios durante años (guardad para la "viejez"). Ya sea una obra de un AVE o viaducto, ya sea una nueva zona en una mina, ya sea un yacimiento nuevo, la ampliación de un camino o una limpieza forestal, todas son potenciales fuentes de talismanes vitrinables.

v) El mercadeo.
Alguien podría pensar que esto debería entrar en el apartado i) pero aquí creo que deberíamos distinguir aquellas situaciones en las que la compraventa de minerales pseudovitrinables es fuente de nuevas piezas vitrinables. Muchos de los puestos en mercadillos y ferias comenzaron con esa filosofía, aunque tristemente con los años algunos pierden la ilusión y se olvidan de los primeros principios.

vi) El amiguismo.
Que afortunados aquellos que tienen buenos amigos y conocidos, de esos que te regalan lotes de rosas de yeso o Villamaninitas, o calcopiritas sobre siderita. Y ya no te cuento si, además, te regalan piezas vitrinables. Haberlos haylos como las Meigas.

vii) El romanticismo.
Seguro que más de una o uno (ya sé que no es habitual) ha recibido en alguna ocasión especial un regalo romántico como una buena barita de Berbes, una estupenda fluorita de La Viesca, o un pico Estwing. Seguramente, éstas son las piezas más valiosas y que con más amor tenemos en la vitrina.

viii) Los hijos.
Aquí entrarían esas primeras piedras que recogen nuestras pequeñas criaturas y que con toda su ilusión nos entregan para la colección. ¡Cómo no las vamos a colocar en la vitrina! :-)

Con tanta fuente inagotable de vitrinables poned unos buenos refuerzos en las estanterías o se os van a hundir ;-)

21 de junio de 2017

Sensaciones en una mina

Un poco al hilo del post anterior...

Normalmente, cuando los aficionados a los minerales visitamos una mina vamos con el frasco de ilusión a rebosar. Soñamos en las decenas de geodas que nos encontraremos en la misma entrada, repletas de piezas espectaculares que por alguna extraña razón les pasaron desapercibidas a los cientos y cientos de personas que pasaron por allí antes que nosotros.

Ja ja ja. La cruda realidad nos demuestra una y otra vez que los sueños sueños son y, sin embargo, volvemos a intentarlo una y otra vez hasta que un día, como al burro, nos suena la flauta por casualidad y encontramos una pieza más resultona de lo habitual que, obviamente, va a la vitrina. Ciertamente,esa pieza lo compensa todo.

Ésta, más o menos, ha sido mi historia en mi corta experiencia como coleccionista de minerales. Todos los yacimientos que conozco ya fueron visitados por muchos otros antes que yo y las piezas "fáciles" hace mucho tiempo que desaparecieron. La insistencia dio sus frutos en algunos yacimientos (sobre todo en Laredo) y la inaccesibilidad en otros (caso de Ezcaray), aunque en ambos casos fueron otros los que años atrás rascaron con más fortuna y menos esfuerzo.

Encontrar un yacimiento completamente nuevo o una zona intacta de una mina con materiales que realmente merezcan la pena es posible pero cada vez más difícil y requiriendo un duro trabajo y mucho más esfuerzo que antaño, más si cabe en una época en la que hay muy pocas explotaciones mineras en activo o tienen (por diferentes razones) el acceso altamente restringido.

Las novedades nacionales en las ferias (contadas con los dedos de las manos) suelen ser muy bienvenidas porque suelen ser fruto de esto mismo, de mucho esfuerzo y tesón de uno o unos pocos que acceden a minas lejanas y a veces muy peligrosas para dar con geodas que contienen piezas de vitrina: Clásicas, estéticas o ambas.

Así que parece que tanto rollo sólo para concluir lo que ya sabíamos: Lo valioso y fácil no abunda, o como decía Lydia en Fama: "...la fama cuesta, pues aquí es donde vais a empezar a pagar: con sudor".

Y con sudor y mucho esfuerzo es como he tenido que pagar para llegar por primera vez a algo valioso en una mina de la única manera posible, a la sazón, encontrando una zona que nadie había tocado desde el fin de la explotación minera.

La sensación entonces no es fácil de describir con palabras, la sensación de verse rodeado de geodas de todo tipo: Geodas cógeme semiabiertas con y sin arcilla, una geoda enorme repleta de piezas en arcilla, geodas limpias algo más duras de picar, geodas con musgo o neoaragonito, a tu espalda, enfrente y sobre tu cabeza. La sensación de coger piezas cada vez mejores que las anteriores imaginando las caras de los amigos, las prisas de tener que volver a casa cuando aún quedan decenas de piezas por envolver. En fin, decenas de sensaciones.

Tras muchas visitas las geodas fáciles desaparecen pero el material bueno sigue estando allí ahora picando un poco más duro, todo con mazo, cincel y el sempiterno destornillador que aprendí del gran Víctor.

Nuevamente, habréis de esperar un largo tiempo para ver el fruto de tan magna empresa ;-)

20 de junio de 2017

Los Minerales y el efecto llamada

No voy a descubrir nada nuevo puesto que seguro que esto se ha estudiado exhaustivamente en muchos otros contextos, pero hoy me apetece hacer esta pequeña reflexión.

Llevo unos 10 años visitando algunos yacimientos y minas cercanos a mi zona de manera ininterrumpida, al menos una visita anual cuando no son dos o incluso tres. De todas ellas (también de las de otros coleccionistas) he dado cuenta de una u otra manera en este blog lo mismo que se hacía (y se hace) en otros fantásticos blogs o foros. Lógicamente, como era de esperar, estas publicaciones tenían un impacto casi inmediato en el yacimiento o yacimientos mencionados. Básicamente, se ponían de moda.

Por poner un ejemplo, hablemos de los azufres de Laredo. La primera vez que fui por allá en torno al año 2007 recuerdo que me costó varios viajes dar con el sitio (incluso con las fantásticas indicaciones de Manuel) por la cantidad de hierba que había en los prados que dan a los acantilados de El Aila. A partir de aquel momento y hasta el día de hoy nunca más lo he vuelto a ver de la misma manera dado que los pasos de los que hemos visitado el yacimiento se han marcado profundamente en el terreno haciendo un camino. Para muchos aficionados Laredo se convirtió en un punto de visita obligado en vacaciones de Semana Santa y verano, casi tanto como lo es Berbes.

Y lo mismo que con Laredo y Berbes ha pasado y pasa con decenas de los yacimientos cercanos que conozco (y digo cercanos puesto que no soy de ir muy lejos a por minerales).

Este año ha tocado hacer un experimento aprovechando una época en la que la mayor parte de los mensajes en foros y redes sociales sobre minerales son preguntas sobre su identificación o fotos de muestras antiguas o muy difíciles de conseguir o extranjeras.

Me he dedicado a visitar algunos de los susodichos yacimientos cercanos sin hacer ninguna mención a los mismos en este blog o red social alguna.

Como era de esperar, las zarzas y maleza en algunos de ellos apenas dejaban ver el camino. Daba la sensación de que hacía décadas que no entraba nadie en ellos. Simplemente se habían pasado de moda porque en su día se hizo muy difícil encontrar piezas de interés en ellos o porque nadie hablaba de ellos. Donde lo habitual era encontrarse con algún otro aficionado ahora sólo había insectos, oscuridad y silencio.

Y lo más curioso es que en uno de ellos volví a encontrar piezas tan buenas o mejores que las que se habían visto con anterioridad, lo cual confirma mi teoría de que todos los yacimientos siempre vuelven a dar material de calidad proporcional a la ilusión y tesón del nuevo aficionado que lo abraza. De ahí la importancia de hacer afición entre los más jóvenes.

La identidad de las nuevas piezas aún tendrá que esperar muchos muchos meses antes de provocar otro efecto llamada, pero adelanto que dará que hablar. Y también adelanto que nadie sabrá nada de ellas hasta que llegue el momento.

19 de junio de 2017

Experimentos para niñ@s 2017 en el colegio Europa de Getxo

Echando la cuenta me sale que son ya 5 años consecutivos los que por estas fechas paso entre botes, sales, huevos, globos, minerales, fósiles, prismas e imanes. Hago demostraciones científicas de forma desinteresada para algunos cursos del colegio Nuestra Señora de Europa, donde cursan estudios mis dos hijas. Este centro organiza todos los años, rondando el final del curso escolar, la Semana de la Ciencia, donde los niños y las niñas de diferentes ciclos hacen sus pinitos y en la que, también, se invita a las familias a participar, con más o menos éxito de participación.

Aquí ya entraríamos en el eterno debate sobre la comunicación por parte del centro, el ánimo y el compromiso de la comunidad educativa de la que todas y todos formamos parte... Pero eso da para otro post.
 
La cosa empezó hace 5 años cuando Sonia me propuso hacer algunos experimentos en la clase de primero de Infantil (3-4 años) de Leire. Todo un reto con gente tan menuda que contra todos mis pronósticos fue un éxito entre niños y maestras.
 
Después, con el impulso de algunos profesores, más padres (que pueden y quieren) y Sonia, la experiencia se ha ido extendiendo a Primaria e incluso cursos superiores con notable éxito también. Les damos a los niños y niñas nuestra visión amateur y profesional de insectos, biología, medicina, botánica, física, etc. Una forma interesante de, insisto, implicar a la comunidad educativa y al mismo tiempo, insuflar la curiosidad por la ciencia desde la más tierna infancia.
 
En general, la respuesta siempre ha sido fantástica. Es cierto que la mayoría de los padres no se interesan tan siquiera por saber de la actividad realizada por sus hijos, que algún profesor podría mostar algo más de entusiasmo o que los gestores del centro (sean los que fueren) deberían aparecer alguna vez por ahí (out there).
 
Sin embargo, os aseguro que el que un niño o una niña, después de realizar los experimentos, te dé un abrazo espontáneo en agradecimiento, o que te sigan preguntando en el parque por conceptos discutidos en el Salón de Actos, o por cómo se hace tal o cuál experimento, sin duda es la mejor recompensa. Y si, además, algún día te recuerdan cuando lleguen a ser grandes profesionales y recojan los éxitos de su carrera, pues mejor que mejor.

10 de junio de 2017

"Wieliczka" Salt Mine: Minas de sal en Polonia

Si alguna vez os acercáis a Cracovia recordad que en tren podéis acercaros a unas magníficas minas de sal con tallas impresionantes en su interior.


Yo, por mi parte, las apunto para otra ocasión.

7 de junio de 2017

Museo geológico de Cracovia

Nos lo encontramos cerrado y al mismo tiempo lo descubrimos.

Una cita que anoto para la próxima ocasión.

Teniendo en cuenta el pasado y presente minero de la región es de esperar alguna que otra sorpresa en su interior.


6 de junio de 2017

Minas en la región de Silesia (Polonia)

Aunque el trabajo no me ha permitido ver nada de lo que aquí indico lo cuento para que lo tengáis en cuenta si alguna vez os acercáis por aquella zona sur de Polonia.

Durante el trayecto Cracovia-Katowice-Gliwice pude disfrutar de bastantes instalaciones mineras e industriales, pero sólo pude hacer este par de fotos desde el taxi.



Texto tomado de https://www.polonia.travel/es/regiones/slaskie-la-region-de-silesia.

Su capital, Katowice, está convenientemente situada a poca distancia de Cracovia (70 km por autopista) y a poco más de dos horas en tren desde Varsovia. Conocida como ciudad industrial por excelencia.

Teniendo en cuenta el desarrollo industrial de la región que ocupa la parte sur de Polonia entre Cracovia y Opole, se pueden visitar monumentos industriales y postindustriales. El más curioso e interesante es la mina de plata sita en Tarnowskie Góry, donde el recorrido subterráneo se realiza en barcos debido a que el agua se hizo con los pasillos ya excavados por los mineros. Los interesados en las tradiciones mineras pueden visitar las minas de carbón -llamado oro negro de Polonia- en Zabrze, donde están abiertas al público la Mina Guido y Luiza.

En Silesia, debido a su naturaleza de cuenca minera, se han hecho muchas fortunas, y por tanto no es de extrañar que queden palacios y residencias de magnates. En Pszczyna se visita el palacio de la familia de Hochberg, la útlima señora de la casa quien fue una aristocrática inglesa, la Princesa Daisy,  que por amor se casó con uno de los últimos Hochberg. Cuando el amor se apagó su residencia preferida estuvo en el cercano a Pszczyna palacete de Promnice, utilizado como residencia durante las cacerías y hoy día convertido en un precioso hotel con encanto.

27 de mayo de 2017

Cartel de la 13 Feria de Minerales de Arrigorriaga

Un año más, gracias a alguien ajeno al Ayuntamiento y a la organización, dispongo de y pongo aquí el cartel de la próxima feria de Minerales y Fósiles de Arrigorriaga.

Pasadlo bien los que tengáis la suerte de poder ir.

14 de mayo de 2017

¿Qué es mejor: Minermalo o Minerpeor?

Hoy toca relatar una de esas reflexiones absurdas que suelo hacer de vez en cuando.

La semana pasada vi un anuncio en Facebook: Se trataba de un mineral "Top-Quality" de esos por los que algunos pagan miles de dólares. No recuerdo si estaba a la venta o era para cambio, para mi reflexión realmente no importa.

La cosa es que para darle más empaque a las fotos y a la descripción donde se indicaba que la pieza era perfecta, y lo era, se daban unas referencias, cosa que nunca había visto en esto de los minerales.

Parece ser que unos terceros, gente de reconocido prestigio a nivel internacional, habían examinado la pieza a conciencia y no le habían visto ni un solo toque. De hecho, certificaban que lo que parecía un toque en realidad era un contacto natural de nosequé tipo. Sea como fuere, para gustos los colores, para el mio ese pseudotoque hacía que la pieza fuera bastante más fea.

Y ahora mi reflexión: Si tuvieras que elegir entre una pieza bonita, estética, que te entra por los ojos con un toque pequeño, pero toque, y la pieza anterior también bonita y estética pero con un pseudotoque certificado y no te acaba de gustar, ¿qué elegirías?

Replanteo la pregunta teniendo que pagar por la pieza y costando ambas mucho y lo mismo.

13 de mayo de 2017

Básicamente fotos de la I Feria de Minerales y Fósiles de Cantabria

No he podido asistir a esta primera edición, pero mis amigos Inés y Carlos me han enviado multitud de fotos que dan una idea del nivel del material que se ha ofrecido.

Celestinas de Langre muy variadas, sideritas de Vizcaya, calcitas de Camargo, baritas de Murcia, cuarzos de La Rioja, fluoritas con barita recientes de Berbes, otras de La Viesca, y un largo etcétera.

Entre los expositores creo reconocer a Paco, Iñaki, Antonio, Iñaki, etc. Gente que siempre ofrece material nacional de buen nivel.

Parece que el ambiente  y el nivel han sido muy buenos, como no podía ser de otra manera.

¡Ojalá que no decaiga el ánimo y sea la primera de muchas más!